Jornada partida VS Jornada intensiva

Mi última entrada celebraba mi reincorporación al trabajo… para mí está siendo un reto porque me enfrento a algo nunca vivido en mis 6 años de experiencia como auxiliar de servicio y es el turno partido. En mi caso de 8:30 a 13:30 y de 16:30 a 19:30.

horarios

El servicio es una conserjería, y más que la faena lo que me jode es eso de la jornada partida, 5h por la mañana y 3h por la tarde. Las 3h que hay por medio (por no hablar de que el turno de noche es 23 a 7 con lo que se quedan más horas sin vigilancia) son para mí horas perdidas, en viajes de metro o andando (depende de mi economía) así como que llego a casa a las 14:10 como o termino de hacer la comida y apenas tengo tiempo de reposar un poco y mirar un poco el twitter el liferea etc que ya me he volver al trabajo, es decir, vuelta a coger el metro o darme una caminata, además con el precioso sol que hace que llegue sudando la gota gorda.

Yo estoy habituado a jornada intensiva, de 8h, 12h o incluso 15h, pero todas seguidas… las acabo pa’casa y no vuelvo.

intensiva

Lo que se hace por ahorrar dinero… ese residencial debería tener 24h de vigilancia, además sabiendo ciertas carencias y defectos de diseño… ains ese arquitecto como se notaba que le gustaba más lo bonito que lo practico… ese residencial es un queso de Gruyère…

Por suerte esta semana voy de noches 😀

Y vosotros… ¿qué tipo de jornada tenéis en vuestro trabajo?

Anuncios

5 comentarios en “Jornada partida VS Jornada intensiva

  1. Como loco me iría a una jornada intensiva, es mucho mejor porque no te parte el día y te permite tener algo de tiempo para ti y los tuyos. Yo he ido toda la vida a jornada partida y es horrible ver como pierdes el día entero, y más cuando tienes que pillar el coche para ir al curro. O bien te quedas a comer en la oficina o te clavas 4 viajes todos los días 😦

    Saludos!

  2. Como loco me iría a una jornada intensiva, es mucho mejor porque no te parte el día y te permite tener algo de tiempo para ti y los tuyos. Yo he ido toda la vida a jornada partida y es horrible ver como pierdes el día entero, y más cuando tienes que pillar el coche para ir al curro. O bien te quedas a comer en la oficina o te clavas 4 viajes todos los días 😦

    Saludos!

  3. como aquí escriben pocos, dejo los dos posts, así abulta más 😛

    si tuviera coche sería diferente, porque realmente en coche de mi curro a mi casa se llega bien porque es en linea recta una vez sales a una avenida concreta, pero aún así… yo prefiero intensiva, aunque sean turnos de 12h, porque joer, lo acabo pa casa y no vuelvo, esto de turno partido en 6 años de auxiliar de servicio ni de coña (vigilante sin porra ni esposas ni nada) siempre jornada continua.

    De hecho se rinde mejor si haces todas las horas seguidas, porque como mucho haces una pausa de 30 minutos para comer/almorzar/cenar/lo que toque y sigues, mientras que si partes… además lo de comer en la oficina como me cuentas puf… no desconectas, porque comes pero sigues viendo el ordenador la mesa el cubo de bolígrafos etc… y al final no has desconectado… pero es que si desconectas es peor, porque luego vuelta al trabajo, que por la tarde te entra un sueñecito que dices joder que me quedo aquí mortadela… xD

  4. Yo no te puedo decir por experiencia laboral, porque más bien es escasa, pero por experiencia estudiantil…

    ¡Jornada intensiva! En el colegio tenía partida y era una lata; es como lo que dices, no te da tiempo apenas de reposar y ya tienes que volver…

    En el instituto ya era jornada intensiva: De 8:30 a 15 y pa’ casa… Y ni punto de comparación con la de cosas que te da opción a hacer que con una jornada partida… 😀

  5. Yo he trabajadado con ambos tipos de jornada durante años y puedo asegurar que el rendimiento es muy superior (En torno al 50% más) con la jornada intensiva. Por varias razones:

    * Con jornada intensiva haces una pausa y continuas hasta el final, por lo que el número de descansos y desconcentraciones es menor. Con jornada partida tienes descanso antes de comer, comiendo y después de comer, por lo que es mucho más costoso re-concentrarse.

    * El hecho de que un trabajador pueda conciliar su vida laboral con su vida familiar aumenta la felicidad, por lo que, indirectamente, aumenta el rendimiento y las ganas de hacer cosas (trabajo incluido).

    Pero vivimos en España, el pais de la tostada y el sofá. Una pena. Por mi parte, intentaré marcharme a Europa, donde la jornada intensiva es dominante, y en consecuencia el rendimiento de los trabajadores.

Los comentarios están cerrados.