El búnker de Noé (reseña)

Hay vida más allá de los editores que escriben con la editorial Planeta o Plaza y Janes. En la tienda Kindle de Amazon hay una serie de autores y obras muy dignas y por menos de 2 euros. Y con la cabeza más amueblada que Zafón. Gabri Ródenas, Marta Querol y muchos más. También los hay en editoriales grandes pero que no se dejan comer el cerebro, son Juan Gómez-Jurado, Bruno Nievas, Manel Loureiro, etc. Gente a la que le envías un tweet y te responden, y no llaman a sus lectores piratas.

Pongo aquí la reseña de El búnker de Noé, una obra de Gabri Ródenas. Además él me dijo que le encantó esta reseña.

El búnker de NoéEl búnker de Noé de Gabri Ródenas

Mi puntuación: 4 de 5 estrellas

Una novela que nos narra un hipotético futuro final controlado de la civilización (bomba nuclear mediante), y el intento de una serie de personajes por evitarlo.

León Poiccard, periodista, recibe por error un correo electrónico en donde se informa, escuetamente, que un tal Oppenheimer estaba dentro ¿? El hecho de que la Interpol se presentase en la oficina y le requisase el ordenador, comenzó a levantar sus sospechas, de hecho este fortuito suceso le cambia totalmente la vida, a él y a Maribel, compañera de trabajo y que se convierte en algo más.

La novela tiene varias tramas, tres en concreto, las andanzas de León, Maribel y quienes les prestan ayuda logística además de alojamiento; por otra parte dos personajes que son reclutados para estar en el búnker, el tal Neils Oppenheimer (físico nuclear) y Klaus Zimmermann, experto biólogo, sus inquietudes y sus familias; y como tercera trama el presidente de los Estados Unidos de América Crush (no se facilita su nombre, aunque lo sospecháis) y demás empleados de Bunk, la empresa tapadera del gobierno, para defenderse de un supuesto ataque chino coincidiendo con la navidad occidental.

En efecto, he citado un búnker, y se sitúa debajo del subsuelo de Nebraska. Oppenheimer es reclutado, sin reparar en gastos y con un buen talonario con millones para que supervise las bombas nucleares desarrolladas a fin de que sus efectos duren lo mínimo. No su poder destructivo, sino las secuelas, que duren lo mínimo, aunque a sabiendas de que la población mundial desaparecería, excepto los habitantes del búnker.

El ritmo de la novela es quizás un poco lento, pero se agradece porque sabemos la vida de los personajes, el por qué de que cada uno esté ahí, y lo que esperan de su cometido en el búnker. Lo que menos me ha convencido es el final. Pero advierto, es una manía personal mía, nada más. Probablemente el autor no quiso recrearse mucho en el desenlace escogido para todas las tramas entrelazadas, y lo deja como un punto de reflexión para el lector. De hecho todo lo que sucede en la novela tiene cabida en la realidad, nada es ficción realmente. Osea la historia si. O quien sabe. Pero podría suceder tal como se narra, y los ciudadanos no nos enteraríamos de todo lo que se está tramando.

Merece la pena leer esta novela, el personaje de León Poiccard me recuerda mucho a Evaristo Conrado, del libro Siempre quise bailar como el negro de Boney M en varios dialógos y en el toque de cabroncete que destila el sujeto en cuestión.

Mis reseñas

Un comentario en “El búnker de Noé (reseña)

Los comentarios están cerrados.