Twitteros, twitteras y viceversa

La red social, de microblogguing, o como la quiera llamar cada uno, es maravillosa, te enteras de todo y conoces gente de puta madre. Ya me he cargado el SEO de este post de un plumazo pero bueno, me la soplan Google, el Panda y su madre la coneja. Volviendo a lo que iba, Twitter es un sitio en donde te topas con mucha gente. Y como siempre ha sucedido en internet, puede pasar de todo.Hay personas que en Twitter son muy simpáticas, pero luego las conoces y son todo lo contrario, o bien aparentan ser lo que muestran en Twitter y después te clavan el puñal por detrás. Nunca dejaré de tener estas malas experiencias, por ese vicio tan malo que tengo de querer compartir unos minutos, aunque sea, con esas personas que conozco al otro lado de la pantalla.

Este finde ha sido bastante accidentado en la red social del pajarito. Una noche decido inventar una variante de los #FF e invento (o al menos rescato, si alguna vez tuvo vida) el hashtag #quierodesvirtualizara. Comienzo a darle uso, con las personas a las que más aprecio tengo, tanto chicos como chicas, que nadie me venga con que sólo a las mozas. Considero que a los amigos hay que cuidarlos, y no sólo tener detalles por Navidad/Reyes y sus cumpleaños, el resto del año también son tus amigos. Además el hacer saber tanto a la persona como al resto que le quieres conocer (en un futuro) es una muestra de afecto mucho más personal o incluso agradable que un simple #FF que hace mucho tiempo que se corrompió ese hashtag. Ese tag lo empleé con personas a las cuales todavía no he desvirtualizado, como es evidente.

Sin embargo, en un momento dado, y proviniendo como respuesta a un tweet en el que no se le hacía mención alguna, hace aparición una persona, pretendiendo hacer una gracia, o lo que creía una gracia. Viniendo de algún amigo en común de a quien dirigí el tweet, lo habría aceptado como una broma, pero viniendo de un desconocido (aunque no lo es realmente porque ya tenía referencias suyas) no sienta nada bien un tweet en ese tono, pretendiendo ser gracioso, pero que lo que consiguió fue ponerme de muy mala hostia. Que un desconocido te trolee de esa forma molesta. Podría poner la captura de pantalla, que la tengo, de lo que sucedió, pero paso de darle crédito y publicidad a este personaje, además de que venga aquí a ir de digno.

Mi reacción, por increíble que parezca, fue no hacer nada, al menos esa noche. Terminé con los tweets que había planificado, y me fui a dormir, cabreado, pero sin dar rienda suelta a mi furia, no iba a darle ese gusto.

Al día siguiente, con la mente fría y habiendo descansado, volví a repasar los tweets, incluido el susodicho. Guardé en Readability la url del mismo, y relicé una captura de pantalla completa, en donde se ve claramente todo. Acto seguido, y como no se puede denunciar un tweet en concreto, hice uso de la opción Report & Spam.

Este no fue el único suceso que ocurrió este finde, han pasado más cosas, una de ellas un tanto extraña. Y es que resulta que dejas de ver a un usuario por tu TL y piensas que igual se ha ido de vacaciones y no has visto su tweet, o algo similar. Vas a su perfil y te encuentras un candado, y con que ni le sigo, ni me sigue. Viniendo de alguien con quien hablase poco, o con quien fuera de mal rollo, podría entenderse. Pero que suceda con alguien que compartes un altísimo porcentaje de followers, y con quien tenía bastante buen rollo, pues es completamente inexplicable este suceso. Le escribí un tweet manifestándole mi sorpresa por esta situación,y despidiéndome, porque yo no le he echado de mi timeline, al menos que yo sepa. Sonámbulo no escribo tweets insultando a la gente, que yo sepa, sería la única explicación. No he recibido respuesta. Lo he comentado por privado con amigos en común y no entienden tampoco que haya sucedido esto. Misterios de Twitter.

En este caso tampoco voy a mencionar de quien se trata, no merece la pena. Pero es una lástima. La amistad es un bien que muchos no saben apreciar. No soy perfecto, pero creo que no merezco un bloqueo en Twitter sin motivo.

Esta no será la última entrada que haga sobre Twitter, sólo que espero que la siguiente sea con signo positivo.