Dodecaedros y otras movidas

No todo van a ser entradas tristes. Hace unos días me llegó un puzzle que deseaba con ansias, un Megaminx. Se trata de un dodecaedro con las caras pentagonales, tipo Rubik, osea que es un trasto de estos que me molan a mí. Y de marca Dayan, que es de las mejores. Shengshou también es buena. Y por otro lado he decidido crearme para este mes una lista de objetivos a cumplir a diario o casi a diario.

El contenido de esa lista me lo reservo para mí. No hay nada guarro, no penséis mal. Pero necesitaba motivarme, y esta lista pues lo es. Cada día apunto de esa lista qué cosas he hecho, y parece que a la vez me motiva a seguir cumpliéndolas cada día, e insistir en las que no he hecho un día. Bueno, va, os confieso 2 cosas de esa lista: ser positivo y no discutir con nadie, o evitarlo al menos.

Viene lubricado :O genial

A photo posted by César Caracuel (@cesvlc) on

Volviendo al Megaminx, es un cubo que no es obra de Ernö Rubik, sino que fue creado por varias personas a la vez (no sé si por internet) y varias empresas empezaron a interesarse, luego Uwe Meffert se interesó por ello al parecer y lo patentó. La dificultad es muy similar a la de un cubo de 3x3x3. De hecho en este puzzle no tengo el problema del 4x4x4, 5x5x5, que se me hacen pesados porque primero reducir, y luego armar como un 3x3x3 pero moviendo muchas piezas, se me hace incómodo, mientras que éste como vamos nivel por nivel, es más ameno y distraído. Es más, he aprendido más rápido a resolver este puzzle que otros, incluido el 3x3x3. O es que el chaval de los tutoriales lo hace cada vez mejor. Por cierto, a ver qué algoritmo modifico, en cada puzzle hago adaptaciones a mis manías.

Y poco más tengo que contar, a ver si mi economía mejora un poco que tengo el mono de viajar, Barcelona, Madrid… y amigos por ver de nuevo🙂

2 comentarios en “Dodecaedros y otras movidas

Los comentarios están cerrados.