Desde siempre he sido un culo inquieto, y me ha gustado probar nuevas tecnologías y servicios 2.0. Hay una palabra que nos define a los locos, entusiastas como yo, en inglés early adopter, en castellano sería algo así como consumidor temprano, primerizo, etc. Somos las personas que siempre tenemos en nuestras manos (a base de gastar dinero, o los más afortunados, cesiones por trabajo (por ejemplo editores de blog)) los últimos modelos de móviles, ordenadores, o cualquier aparato llamado a convertirse en un futuro en producto de consumo. O no. Por que en este país nos movemos por modas, y por efecto rebaño, y si nuestro rebaño no se une a una red social nueva o adquiere determinado gadget, nosotros pasamos a ser los frikis, los que tienen eso que los demás no y por tanto no siguen la corriente.

Hace años, cuando yo llevaba ya un móvil la gente se sorprendía por verme con semejante aparato. El caso es que éramos pocos los que llevábamos el móvil y coincidíamos en que la gente se extrañaba por vernos con ese chisme colgando del cinturón o en el bolsillo. Actualmente, eres el raro del grupo si no tienes no un móvil como mínimo. Y no digamos si llevas uno, pero no es un smartphone. Ay aquellos tiempos cuando me decían “para qué quieres una tarifa de datos”. Ahora hasta para ir al baño, la gente se lleva el móvil, no sea se les ocurra el tuit de la semana sentados en la taza mientras realizan un brownie casero. Ah, que no es eso un brownie en taza. Moderneces.

Qué tiempos aquellos cuando yo era el único que usaba Twitter y Facebook, Tuenti lo petaba y si no estabas ahí, eras un marginado. Ahora lo eres si permaneces en esa red social. Pero eh, que antaño yo era el que estaba en el feisbú ese americano. ¿Alguien se acuerda de MySpace? ?Hola?

Actualmente la batalla la tengo con Telegram y Whatsapp. Porque claro, Whatsapp nació con 200 millones de clientes de golpe. La gente se pasó a Whatsapp porque todos estaban en Whatsapp. Ah, ¿no? que fue para no pagar sms y mms. Digo yo que alguien sería el primero y tuvo que invitar a sus amigos. Pues esto me pasa con Telegram, ofrece más cosas que Whatsapp pero como no ha sucumbido al efecto rebaño, pues… Bueno, si, cuando Whatsapp se cae, vienen corriendo a Telegram, pero cuando regresa la app del icono verde vuelven allí, no sea Telegram les guste y entonces tengan que invitar a otros, cuidao.

Un servicio 2.0 en el que he sido pionero es Yelp, el cual me gusta bastante más que Foursquare. También fui más o menos pionero con la 3DS, pues quienes de mi alrededor se la compraron fue bastante después. Estas situaciones hacen que durante un tiempo con un nuevo servicio 2.0 o una nueva consola, me sienta solo. Hasta que el rebaño acoge esa consola o servicio y se me integra.

También tengo ejemplos de fracasos en cosas que he sido usuario e intentado en vano que otros al menos lo probasen. Por ejemplo la plataforma de redes sociales app.net (ADN). Tiene mucho potencial, pero los usuarios españoles se la han cargado, imponiendo que sólo se tenía que hablar de tecnología, y menospreciando a quienes osaban hablar de fútbol, deportes en general, música, o todo aquello que no fuera un aparato con pantalla, o un servicio, y a ser posible relacionado con la manzanita mordida.

De Google+ ni hablaré, bastante he hablado ya en la propia red social. Pero si que hablaré de Gtalk, un servicio que nunca me dio lo que necesitaba al 100%, el WL Messenger me hacía más papel, hasta el extremo de últimamente sólo hablar en Gtalk con Iñaki. Llegó Telegram y pude desterrar Gtalk de mis dispositivos, y gané sincronización, archivos, y mejor servicio en general.

¿Un móvil Android? bah, eso no tiene futuro, mi Blackberry si que lo peta, chaval. BBM rules.

Y vosotros, ¿os habéis sentido solos en algún servicio, o con algún cacharro, porque vuestras amistades son demasiado conservadoras, o a la vez dependen de otros rebaños?

 

Un comentario en “Ser early adopter no es fácil

  1. Hola, soy Flor y me encantaria que hagas un nuevo post sobre lo que se viene para el 2015, redes sociales, que blog puedo leer para nutrirme un poco,…

Los comentarios están cerrados.