El despropósito de #PaellaEmoticon (Actualizado)

Actualización

Según me comenta Loli en los comentarios de Facebook, más que probable #PaellaEmoticon se trata de una campaña de Arroz La Fallera, marca que a mi entender ya es conocida desde hace muchos años y no necesita aprovechar la popularidad de WhatsApp. Por eso, no me acaba de convencer aprovechar la incultura tecnológica de la gente para darse a conocer. Creo que hay otras formas. Porque varios seguidores míos, y yo mismo, llevamos más de un mes criticando esto. Veamos, este señor vale, va a Silicon Valley y ¿allí qué? ¿se hace una foto en la puerta de las oficinas de WhatsApp y ya? una campaña con un fin que tal como está planificada no va a dar el supuesto resultado que los crédulos, yo incluido por escribir esta entrada, esperan. O igual no, porque leo en El Heraldo que ya han solicitado a Unicode la inclusión del emoji en cuestión y que ha sido admitido (otra cosa es que se incluya en un futuro). Lo de WhatsApp es cara a la galería, aprovechando el desconocimiento de parte de sus usuarios, que a mí me vais a perdonar, pero yo no lo haría.

De todas formas éste es un post que tenía en mente escribir desde hace tiempo, pero preferiría que no fuera dejando en evidencia que a estas alturas aún me creo cualquier cosa que leo en internet. A partir de aquí, ya es la entrada original escrita tal como estaba, sin quitar nada. Disfrutadla, y no os riáis mucho de mí😀

Vaya por delante que soy valenciano, adoro la paella (y sufro con los destrozos que se hacen con ella) y me gustaría que hubiera un emoji que la representase. Si, me gustaría, porque con tantos iconos absurdos y duplicados, uno de una paella no desentonaría. Sin embargo, lo que no me parece tan bien es el despropósito que se ha montado con la campaña #PaellaEmoticon, orquestada por un humorista valenciano, Eugeni Alemany, en colaboración con una empresa del sector, Arroz La Fallera. Que hasta aquí, podría parecerme bien si se dirigiera hacía los responsables de los emojis, pero no es así, y por eso me enfado.

Paella emoji

Quien tenga un poco de cultura tecnológica, sabe que los emoticonos emoji son de origen japonés, y que debido a su éxito por aquellos lares, se decidió incorporarlos al estándar Unicode. Quienes os dediquéis a trastear con HTML sabéis qué es Unicode. Para los que no, es un consorcio cuya finalidad es gestionar y aprobar carácteres para que sean soportados por sistemas informáticos y de impresión, mediante un estándar de mismo nombre. Estos señores, y sólo ellos, son los que gestionan y aprueban los carácteres emoji. WhatsApp, Telegram, Twitter, Facebook, etc son redes y servicios que los soportan, y en el caso de WhatsApp y Telegram, soportan los de Apple, para una mejor integridad de las conversaciones entre usuarios, pero no les pertenecen. No son sus dueños, simplemente los cogen y los meten dentro de su app. Además hay teclados Android con emojis, y en el propio iOS vienen en el sistema. ¿Ha quedado claro?

Y atención, ya hay aprobados 250 emojis nuevos, entre los que no está incluida la paella, porque nadie lo ha sugerido en la página a tal efecto, que es como se debe hacer, y no pagarle un viaje a un señor a Silicon Valley para que haga el paripé en las oficinas de WhatsApp, en donde le van a decir “¿pero qué me estás contando?”. La única buena noticia es que le envíen al Consorcio Unicode, que está en Mountain View, igual puede acercarse. Por su bien, que pase esto.

Otra teoría que tengo es que sea una campaña de La Fallera, pero lo que es en mi caso, me queda la sensación de un desconocimiento absoluto de la tecnología por parte de quien la ha ideado, y eso no me causa buena impresión, la verdad. Ellos sabrán.