Rubik, ese trasto que tenemos en el baúl abandonado

Allá por los años 80, un tal Emo Rubik inventó un puzzle que se convirtió en uno de los juguetes más vendidos de la historia. Curiosamente su éxito es en compras, pero no en el disfrute del mismo, pues basta que hables del cubo de Rubik para que te pregunten si lo has desmontado o cambiado las pegatinas. Con éste, no pueden decirte esto último: Sigue leyendo